domingo, 1 de enero de 2012

Enero 2012. INICIO. Mariluz es una chica de clase baja que vive con sus padres, Delfina y Octavio Salas, a los que siempre ha llenado de satisfacciones con sus estudios y trabajo, mismo que llena de vergüenza a Delfina, quien no tolera que su hija trabaje en la panadería de don Benancio Limonta, hombre al que la chica aprecia como un segundo padre y quien con el tiempo se ha convertido en su consejero. En esa panadería Mariluz trabaja con su mejor amiga, Tania, la cuál está enamorada del hermano de ésta pero se resite a revelar sus sentimientos pues Ricardo, el hermano de Mariluz, es un vago sin oficio ni beneficio que ha engañado a más de dos muchachas. Un buen día, en los que uno de los repartidores se enferma, Mariluz toma la bicicleta con la canasta de pan y sufre un accidente en el que conoce al atractivo Omar Kuri de Rivera, de quien se enamora a primera vista, lo mismo que él, quien se ofrece a llevarla a donde deba ir pero ella rechaza la ayuda y promete a Benancio que le pagará hasta el último centavo del pan que se perdió. Llega a casa y entristece de ver siempre discutir a sus padres, pues Delfina no pierde oportunidad para acusar a su marido de ser un fracasado y defender a Ricardo, quien constantemente le roba dinero del bolso a la mujer, la cual siempre asegura que le han robado en la calle cuando tanto Mariluz como Octavio le insinúan que alguien de la casa está tomando ese dinero. Mariluz y su padre, en complicidad, constantemente se ríen a espaldas de Delfina o la ignoran, pues la mujer es adicta a las revistas de sociedad y decoración de mansiones y sueña con ver casada un día a su hija con uno de esos hombres importantes que salen en las publicaciones, por lo que constantemente acosa a Mariluz para que desista de hacerle caso a un pelado que no le de la vida que Delfina considera que merece. De ésto habla Mariluz con Tania y Benancio, quienes le aconsejan que no haga caso y deje que su corazón decida a quién amar. Tania la alienta para que deje de vivir con sus padres, se independice y haga de su vida lo que quiera, pero Mariluz no desea estar lejos de Octavio pues sabe que sin ella el hombre entristecería viviendo solo al lado de Delfina, quien es la comidilla de todos los que la conocen y solo se mofan de ella, compadeciendo a Octavio, a quien la mujer constantemente reprocha el nunca haberse superado como se lo prometió cuando se casaron y dar un mal ejemplo a sus hijos.

Ricardo no hace mas que gastar el dinero que puede sacarles a sus padres, molestando constantemente a Mariluz por sus logros, creyendo que a ella sí la han apoyado a diferencia de él.

Omar, quien no deja de pensar en Mariluz, tiene un encuentro con Renata Ballesteros, la mujer que siempre ha deseado casarse con él y con quien tuvo un romance en el pasado. Toman un café y con lágrimas ella le confiesa seguirlo amando y no poder olvidar lo que hubo entre ellos. Omar le deja claro que él no puede volver con ella y que ha conocido a alguien. Renata sufre y se desahoga con su amante, Cristian, con el que hace el amor mientras le cuenta que su padre la matará si no logra reconquistar a Omar.

Davinci, postrado de por vida a una silla de ruedas, es un joven pintor enamorado de Mariluz, quien a veces se presta como modelo para sacar un poco de dinero que éste le paga. Él pide a la muchacha que lo ame tanto como él la ama a ella pero Mariluz le deja claro que en el corazón no se manda. Es en casa de Davinci que Mariluz conoce a Mauro, primo del pintoy y que está obsesionado con ella y no pierde ocasión para molestarla y ser rechazado. El modelo promete que la muchacha un día será suya.

En la oficina en que trabaja, Octavio asegura a su viejo amigo Apolinar estar cansado de las exigencias de Delfina, quien nunca ha estado conforme con lo que él le ha ofrecido y al parecer solo se casó con él pensando que al morir los padres del hombre éste heredaría una cuantiosa fortuna, cosa que nunca sucedió. Afirma soportarlo todo solo por Mariluz, pues hasta con su hijo lleva una mala relación. Apolinar aprovecha para presentar al hombre con Gloria, una nueva compañera que se siente atraída a él y es abusada por sy hermano, Nico, el cual es un vividor que no pierde la menor oportunidad para aprovecharse de ella.

Delfina pide a Ricardo que siente cabeza y no haga enojar más a su padre, que se busque un trabajo y salga adelante como Mariluz. Ricardo, furioso, echa en cara a su madre que siempre le embarren en la cara que Mariluz es superior a él.

Omar comenta a su hermano Anuar sobre la chica que ha conocido en la empresa textil y con la cual se ha ilusionado. Este a su vez se los dice a sus padres, Silvia y Augusto y la madre espera que su hijo al fin haya encontrado a alguien que valga la pena pero Augusto considera que por el bien de la familia y los negocios de ésta, su hijo debe casarse con Renata, la hija de su socio y amigo, Rubén, al que ésta le confiesa que Omar se ha interesado en otra mujer y se niega a regresar con ella. El hombre recrimina a su hija ser una estúpida y la amenaza con retirarle su ayuda si no logra casarse con el muchacho, pues solo de esa manera él podrá acrescentar su fortuna.

Davinci confiesa a Mauro sentir un amor inmenso por Mariluz pero a la vez haberse resignado a que ella jamás le corresponda. Mauro por su parte hace saber a su primo que de ser él, aprovecharía las sesiones de modelaje de la chica para propasarse con ella. Davinci exige a su primo que jamás intente hacerle daño a Mariluz, quien a su vez vuelve a encontrarse con Omar y él se ofrece a llevarla a su casa, interrogándola sobre su vida. Le confiesa entirse atraído a ella y se atreve a darle un beso que la sonroja, por lo que la chica sale de inmediato del auto. Al entrar a casa, la muchacha sorprende a Ricardo robando dinero del bolso de Delfina. Éste le jura que si dicee algo la delatará contandole a sus padres que la ha visto besándose con un extraño dentro de un auto, como una golfa. Mariluz intenta abofetear a su hermano pero éste no se lo parmite y le confiesa cuanto la desprecia para luego arrojarla sobre un sillón. Se marcha y la chica llora. 
Es sorprendida por Delfina, a la que le dice que Ricardo es un ladrón y que es él quien le ha estado robando el dinero que se le ha perdido. Delfina se niega a creerlo y defiende a su hijo acusando a Mariluz de ser una intrigosa. Esto ocasiona que la mujer discuta nuevamente con su marido, al que la chica le asegura que ella misma vio a su hermano extraer dinero del bolso de su madre.

Lorena, mejor amiga de Renata, escucha a ésta decirle de la obsesión de su padre por casarla con Omar, al que Renata siempre le fue infiel con Cristian. Lorena, quien siente amor por Cristian, aconseja a su amiga que haga caso de su padre y se case con el hombre que podría asegurar su futuro.

Cristian aconseja a Omar para que reanude su noviazgo con Renata y éste le cuenta lo hermosa que es Mariluz, a la que está decidido a conquistar y a la que Anuar conoce comprobando que en realidad es una muchacha muy bonita por lo que alienta a su hermano para que la conquiste. Por su parte Anuar conoce a la tímida Tania, quien dentro de una apariencia introvertda esconde una muchacha muy hermosa.

Apolinar comenta con su esposa, Yuyú, lo mucho que extraña a su hijo Germán, al cual corrió hace años por andar en los mismos pasos que Ricardo, el hijo de su vecino y mejor amigo. Yuyú llora y alienta al hombre para que busquen a su hijo y se reconcilien.

Al darse cuenta de las intenciones de Anuar con la chica, Ricardo enamora a Tania, quien lo trata de convencer de que trabaje y haga algo con su vida pues su padre está enfermo y si muriera él tendría que hacerse cargo de su madre. El muchacho asegura que cuando eso suceda él se irá lejos, pues no tiene porqué cargar con nadie. Intenta besarla pero ella lo desprecia y acude a Mariluz, quien le cuenta del nuevo enfrentamiento con su madre por culpa de su hermano, el cual se gasta el dinero que le roba a Delfina en el villar, con sus amigos, entre ellos Germán, quien asegura que nunca regresará con sus padres, los cuales lo dspreciaron.

Renata pide a Silvia que la ayude a reconquistar a Omar pero no logra nada pues la mujer asegura apoyar las decisiones de su hijo y no entrometerse en su vida. No cuenta con que Augusto promete a Rubén que sus hijos se casarán, así tenga que amenazar a Omar.

Mariluz y Omar vuelven a verse y toman un café. Él asegura estar interesado en ella y querer conocerla pues sus intenciones son serias. Vuelven a besarse. Le pide que sea su novia y ella acepta. Al llevarla a casa se topan con Octavio, al que la muchacha presenta ante su novio. El hombr eapoya la relación y encarga a Omar que cuide de su hija. Cuando Delfina se entera de que su hija anda con un hombre que conoció en el trabajo, enfurece y jura que no permitirá que Mariluz se roce con un empleado. Ni la muchacha ni Octavio la sacan de su error y dejan que haga un entripado, para reirse de ella en complicidad.

Gloria, quien ha hecho buena amistad con Octavio, escucha a Apolinar cuando le habla lo beno que es el gombre por lo que tras hablar con Nico la mujer se convence de que éste es el hombre ideal para que ella haga una pequeña fortuna de la noche a la mañana, por lo que está dispuesta a conquistarlo y sacar provecho de ello.

Tania le cuenta a Davinci que Mariluz ha conocido a alguien y al parecer se ha enamorado, destruyendo las ilusiones del pintor, quien se escuda en su arte para desahogarse. La muchacha por su parte se encuentra con Anuar, quien le confiesa su amor y se atreve a besarla. Ella se asusta y el le jura que la ha tomado en serio.

Rubén explota cuando Renata le dice que Omar se ha enamorado de otra mujer y Silvia apoya esa relación. El ambicioso hombre confabula un plan para comprometer a Omar con su hija y da instrucciones a ésta para que lo siga a la perfección. Ella de nueva cuenta se desahoga con Cristian, quien le revela que Mariluz ya es novia de Omar y que es bonita. Al salir del departamento del hombre se topa con Mauro, su primo, quien descubre que la chica tiene amoríos con el mejor amigo del hombre con el que se casará. Renata le pide a Mauro que le guarde el secreto y éste a cambio le pide una fuerte suma de dinero.

Silvia felicita a Omar por su noviazgo, deseosa de conocer a Mariluz. No así Augusto, el cual confiesa a su esposa que nunca aceptará esa relación pues Omar sabe muy bien que lo que más le conviene es casarse con Renata. Silvia hace ver a su marido que el más interesado en ese matrimonio es Rubén pues desea emparentar con ellos no porque los aprecie, sino porque solo así podrá sacar ventaja de la fortuna Kuri de Rivera.

Delfina se va de espaldas al conocer a Omar pues lo reconoce de las revistas de sociedad. Lo acapara todo el tiempo y ofrece lo mejor que tiene entre sus vinos. No deja un solo momento que el hombre o Mariluz estén a solas, incomodándolos de repente.

Gloria se le insinúa a Octavio, al que Apolinar alienta para que salga con la mujer pues una amiga con quien desahogarse le haría bien. Octavio deja claro a la mujer ser casado y solo poder ofrecerle una amistad que ella acepta, seduciéndolo cada vez más en complicidad con Nico, quien lo busca para persuadirlo de que la mujer le conviene.

Ricardo pide dinero a Delfina y esta se lo niega. Sale de compras asegurando tanto a su hijo como a Yuyu que tomará el té con dama de sociedad que sí están a su altura. Yuyú solo se ríe de la mujer al hablar de lo sucedido con Tania, la cuál le dice que Delfina estará más insoportable que nunca porque Mariluz es novia de un chavo de mucho dinero.

Anuar no puede creer que a pesar de todo Tania esté perdidamente enamorada de Ricardo, con el que él tiene un altercado por amar a la introvertida chica.

Davinci se porta frío con Mariluz y ella deduce que él sabe de su noviazgo con Omar. Hablan de ello y el pintor se asombra al saber quien es el novio de la chica, a la que desea que sea feliz y se cuide de Mauro, quien tiene secretas intenciones hacia ella. Al salir de casa de su amigo, la muchacha se topa con el primo de éste, quien la molesta e intenta besarla por la fuerza. Son descubiertos por Benancio, quien defiende a la chica.

Renata y Cristian se ven con Omar en un bar, donde la chica pone una droga en la bebida de éste. Se hace la borracha y le pide que la acompañe a su dormitorio, dond él se queda dormido. Tempranamente Rubén finge descubrirlos y exige al muchacho que le responda a su hija. Omar se siente confundido. Habla con Cristian de lo que sucedió y éste apoya a Renata, quien conoce a Mariluz y le dice ser la prometida de Omar, por lo que la chica decide no darle la cara al muchacho a pesar de la inistencia de Delfina para que hable con él. Es Tania quien le dice a Omar lo que ocurrió y éste discute con Renata, a la que le jura que a pesar de lo que sucedió no se casará con ella.

Ricardo vuelve a tomar dinero del bolso de su madre pero como ésta está por descubrirlo, decide poner el fajo de billetes en un saco de su padre, provocando un pleito entre el matrimonio.

Omar pide a Mariluz que hablen y le explica que entre Renata y él no hay nada. Ella no le cree pero tras hablar con Anuar se convence y busca a su amado. Tras la reconciliación, él presenta a la chica con Silvia, quien simpatiza con ella.

Gloria logra su cometido y comienza una relación con Octavio, quien la hace suya y con ello olvida las recriminaciones de su esposa, quien por su parte recibe a Omar en su casa y no hace más que avergonzar a Mariluz, quien deja claro a su madre que la relación entre Omar y ella es de dos y nadie más debe intervenir en sus decisiones, pues la madre muestra unas revistas de banqueetes y vestidos de novia al muchacho.

Nico conoce a Fedrio, un instructor de gimnasio con quien tiene demasiado en común y al cual desea utilizar sin sospechar que este tiene las mismas intenciones que él.

Junto con su banda, Ricardo roba parts de automóviles y es detenido por la policía sin derecho a fianza, causando una grave vergüenza a su familia. Supica a Mariluz que lo ayude y pida a Omar que use sus influencias, prometiendo que cambiará, mientras que Delfina no hace más que culpar a Octavio de la situación de su hijo.

Davinci confiesa a Tania el amor que siente por Mariluz. Esta tambien confiesa lo que siente por Ricardo y el porqué se resiste a ser su novia. Davinci aconseja a la muchacha que le de una oportunidad a Anuar, quien en verdad merece la pena. Desde una ventana, Tania ve a Germán a lo lejos y les hace saber a Apolinar y Yuyú que lo ha visto. Los padres acuden a las cercanías del lugar a buscarlo sin éxito. Yuyú llora, angustiada, pues no hay cosa que quiera más que reencontrarse con su hijo.

Rubén descubre el romance entre Renata y Cristian y arremete gravemente contra su hija, a la que acusa de ser una golfa. Renata explota ya segura estar harta de rogar por el amor de Omar, al que incluso ella no ama. El hombre la abofetea y le jura que nunca dejará que se enrede con Cristian, al que manda a golpear con Mauro y unos maleantes para advertirle que se aleje de su hija.

Omar se encarga de mover sus influencias para que Ricardo recupere su libertad a pesar de que Anuar se opone pues quiere tener camino libre con Tania. El anogado lo logra y Delfina no deja de agradecérselo de manera exagerada, mientras que Mariluz asegura estar en deuda con ella. Al llegar a casa Ricardo es reprendido por su padre por lo que sale a encontrarse con sus amigos, a celebrar su libertad, mientras que Delfina acusa a Octavio de ser un mal padre. Mariluz interviene y arremete contra su madre, a la que acusa de ser una mala esposa que no hace más que exigír y recriminar pero nunca haber hecho lo mínimo por ayudar a su marido. Cuando Delfina asegura que ella se casó para ser mantenida por su marido y llevar una vida cómoda, exigiendo más dinero a su marido. Mariluz le asegura saber que no se casó por amor, si no porque quería sacar provecho de Octavio, como hacen las que se venden. Delfina abofetea a su hija.

Rubén le advierte a Augusto que si sus hijos no se casan entonces terminará con su convenio dentro de las empresas. Augusto intenta presionar a Omar pero éste se niega a casarse con Renata y es apoyado por Silvia, a quien Augusto amenaza con revelar la verdad de su pasado a su hijo, si ella no lo ayuda a convencerlo de que Renata es con quien debe casarse.

Al hogar de los Kuri de Rivera llega Doña Catalina, madre de Augusto, a quien Silvia pone al tanto de la obsesión de su marido por casar a Omar con una mujer a la que no ama e intervenir siempre en las decisiones de Anuar. La dura y severa Catalina promete a su nuera que ella aplacará a su hijo.

Apolinar escucha a Gloria hablar con unas compañeras de lo ridículo y cursi que es Octavio, al que solo piensa explotar. Es por eso que el hombre acude a su amigo y le aconseja que se aleje de la mujer pues se puede meter en problemas. Se lleva una sorpresa cuando Octavio le confiesa que se ha enamorado de Gloria, a quien Nico extorsiona y abofetea asegurandole que si no logra enamorar a Octavio lo más pronto posible la hará arrepentirse. El malvado Nico gasta el dinero de su hermana divirtiéndose con Fedrio, quien lo droga y le roba.

Delfina desea una fuerte suma de dinero para redecorar su departamento y decide pedírselo a Omar, asegurando que es Mariluz quien lo necesita. Son sorprendidos por Augusto, quien ha escuchado a la mujer y la acusa de ser una arribista, corriéndola de su casa. Delfina llora amargamente y se desahoga con Yuyú, quien le dice que ha hecho mal al intentar pedirle dinero al novio de su hija. Delfina llora asegurando no soportar la crisis monetaria por la que atraviesa su marido, el cuál es un don nadie. Yuyú promete a su vecina que si no valora a su marido, un día lo va a perder.

Febrero 2012. Gracias a Mauro, Renata descubre quién es Mariluz por lo que hace un pedido en la panadería y pide que sea ella la que haga la entrega. Cita a Omar, al que pide que sean solo amigos pero se despidan con un beso. Mariluz los sorprende y cuando Omar la ve sale del lugar. Discuten y ella asegura no querer volverlo a ver. Es sorprendida por Mauro, quien la defiende y decide llevarla de regreso a la panadería pero en el camino intenta propasarse con ella, recibiendo a cambio rasguños y cachetadas.

Omar pide a Anuar, Benancio y Tania que lo ayuden a reconciliarse con Mariluz pues han terminado por un malentendido. La muchacha aparece. La pareja discute en la calle, misma por donde pasa Augusto, quien deciende de su auto para insultar a la muchacha, acusandola de ser una arribista al igual que su madre. Al enterarse que Delfina pidió dinero prestado a Omar, la muchacha se lo reclama a la mujer, quien reclama a su hija ser tonta y no sacar provecho de su belleza pues si se casara con Omar no tendrían que pedirle nada, ya que dispondrían de todo cuanto quisieran.

Mariluz sufre cuando Tania le hace saber que Davinci se encuentra al borde de la muerte. De inmediato acude al pintor, quien le confiesa que siempre la amará. Ella accede a besarlo y son vistos por Mauro, quien despues se burla de ella.

Gloria se queja de sus problemas económicos con Octavio y llora asegurando tener a su abuela muy enferma y tener que comprar sus medicinas. Él le ayuda con parte de su sueldo, aunque esto representa discutir de nueva cuenta con Delfina, quien eige a Mariluz que se case con Omar lo más pronto posible para que puedan vivir como gente decente. La chica revela a su madre que ella y Omar han terminado. Él la busca, ella se opone a verlo y por ello pelea con su madre, pues Delfina desea obligarla a perdonarlo y le asegura que los hombres son infieles por naturaleza. Mariluz le pregunta qué haría ella si Octavio le fuera infiel y Delfina ríe a carcajadas, asegurando que no hay mujer que ponga los ojos en un pobre empleado de quinta como su marido, sin sospechar que justo en ese momento el hombre hace el amor con Gloria.

Anuar pide a Tania que lo ame pero ella insiste en rechazarlo y le deja claro que solo amará a Ricardo. Anuar entonces bebe y al manejar en exceso de velocidad sufre un accidente en el que pierde la vida, llenándo de dolor a su familia. Esta situación hace que Omar busque a Mariluz y compartan la pena de haber perdido a un ser querido.

Alentados por Nico, quien desea beneficiarse de ellos, Germán y Ricardo planean un asalto que llevan a cabo con éxito. Germán se encuentra con Yuyú, quien le suplica que regrese a la casa pero él la rechaza y le exige que se olvide de él. Los dos sufren en silencio, cada cual por su lado.

Davinci enferma de gravedad y descubre que le queda poco tiempo de vida. Mauro se hace cargo de él y es visitado por Lorena y Renata, quienes le brindan su apoyo.

Fedrio aconseja a Gloria que se aleje de Nico o de lo contrario jamás podrá ser feliz. El instructor le promete a la mujer, quien teme a su hermano, que él la ayudará.

Catalina discute con Augusto, al que exige que deje de pensar como un idiota y no anteponga la ambición sobre la felicidad de su hijo. Augusto, furioso, se desquita con Silvia, a la que recrimina haber sido una fallida actríz que una vez lo engañó con un productor. La mujer lo reta a que le diga eso a Omar, mas jura que si el hombre logra que su hijo se case con Renata ella se divorciará de él. Se desahoga con su hijo, quien pelea con su padre por hacer sufrir a su mamá. Los hombres discuten fuertemente y ante las imposiciones de su padre Omar decide dejar su casa y se muda con Cristian, quien recibe una visita de Renata, despertando confusión en Omar, al que la mujer dice que Cristian es su confidente y acude a él para pedirle que la ayude a regresar con él.

Octavio no tiene todo el dinero para pagar la renta. Delfina pide a Mariluz que acuda a Omar y le pida ese dinero pero la chica se niega. Aparece el apuesto hombre para suplicar a Mariluz que hablen. Se reconcilian y Delfina no hace más que quejarse de no tener dinero para pagar la renta. Omar le da ese dinero sin que Mariluz y Octavio se enteren pero sí Ricardo, quien al igual que su madre pide a su cuñado un prestamo que gasta con los amigos.

Catalina desea conocer a Mariluz pues Silvia le habla mucho de ella ya que le recuerda su juventud, cuando era una muchacha sencilla, antes de casarse con Augusto. Acuden a casa de los Salas y se presentan ante Delfina, quien se siente orgullosa por tenerlas de visita. Las mujeres piden ver a Mariluz, a quien invitan a cenar a la mansión Kuri de Rivera. Tal cosa llena de orgullo a Delfina, quien de inmediato e va de compras con su hija para comprar un vestido caro que no pueden comprar. En un centro comercial y se topan con Renata y Lorena, quienes juegan a Mariluz una broma pesada que la avergüenza. La arribista madre de la muchacha les reclama pero éstas solo se burlan. Mariluz y su madre se desilusiona pero no Mariluz, quien cuenta a Benancio de la fiesta y éste la sorprende con un hermoso vestido que incluso a Dlfina deslumbra.

Tanto Augusto como Rubén desesperan pues ambos creen que al no casar a sus hijos perderán una inmensa fortuna. Augusto llama al hombre para invitarlo a cenar a su casa, en compañía de su hija.

Omar se alegra cuando Silvia le informa que Mariluz ha sido invitada a cenar con ellos. Va a recoger a la chica, quien lo sorprende con su belleza. Llegan a la mansión Kuri de Rivera, donde Silvia les da una cordial bienvenida y así mismo Catalina, quien se encuentra maravillada con la muchacha. Cuando Augusto se presenta, no hace más que incomodar a Mariluz, quien se sorprende ante la presencia de Rubén y Renata, a la que Augusto presenta como la prometida de su hijo y la única novia que le reconocerá. Catalina interviene y discute con su hijo, mientras que Mariluz pide a Omar que la lleve de regreso a casa, mientras Silvia deja claro a Rubén que Omar no ama a Renata ni ella a él, por lo que n permitirá que se casen, a demás de que su hijo es lo uficientemente mayor y autosuficiente como para decidir lo que quiere. Rubén amenaza con hacer sufrir a la familia Kuri de Rivera si Omar no le corresponde a su hija.

Apolinar se entera de que Octavio ha pedido un prestamo en la empresa y con ello le ha comprado un departamento a Gloria, quien asegura a Nico que ya no se seguirán viendo. Este la amenaza con decirle al amante de su hermana que ella solo lo está utilizando y ella lo alienta a que lo haga asegurando que no le dará más dinero. Lleno de rabia, Nico la golpea y ella es defendida por el fresco, quien amenaza de muerte al hombre, quien se refugia bebiendo y drogándose con Fedrio, al que intenta besar. Fedrio, burlón, lo reta a que le demuestre que realmente le interesa haciéndole una felación y Nico lo hace para luego suplicarle que lo deje vivir con él. Fedrio acepta.

Mariluz llora y Omar le promete que todo se arreglará y que para ello deben casarse. Al regresar a casa enfrenta a su padre y deja claro tanto a él como a Rubén que no se casará con Renata así su familia se vaya a la quiebra. Catalina y Silvia lo apoyan.

Lorena le cuenta a Davinci el mal rato que Renata le hizo pasar a Mariluz. El pintor confiesa el amor que siente por la muchacha y temer a que Mauro intente hacerle daño. Lorena por su parte sufre por el rechazo de éste, confesando a Davinci amarlo demasiado pero no ser correspondida pues a Mauro le gustan las chicas vulgares... como Mariluz.

Renata desahoga su sufrimiento con Cristian, al que asegura no soportar más la imposición de su padre. Los amantes hacen el amor.

Rubén pide a Mauro que lo ayude a separar a Omar y Mariluz, sin importar lo que tenga que hacer para logarlo. Mauro, perverso, jura a su tío que lo ayudará. Acude a vigilar a la familia Salas y se acerca a Ricardo, a quien le promete una fuerte cantidad de dinero si éste ayuda a conseguirle una cita con su hermana, de la que está enamorado. Al ver los fajos de billetes, Ricardo acepta.

Benancio aconseja a Mariluz que tenga paciencia y enfrente a sus adversarios con dignidad si en verdad ama a Omar y desea estar con él. La muchacha, decidida, jura que defenderá el amor que siente por el muchacho, sin importar cuantas veces tenga que enfrentarse a Augusto.

Delfina descubre que Octavio tiene una amante y decide seguirlo. Se sorprende al verlo besándose con Gloria y les arma un escándalo, abofeteando a la mujer y después al hombre, al que acusa de ser un misserable. Él se defiende esta vez y asegura haberse hartado de ella, de sus acusaciones y eigencias, así como de sus malos tratos. Delfina sufre y se ahoga en un un mar de lágrimas. 
Les confiesa a sus hijos el engaño de su padre y Octavio los enfrenta, sobre todo a Ricardo, quien no hace más que reclamarle, mientras que Mariluz se siente decepcionada pero escucha al desesperado Octavio, quien asegura que no solo él fue culpable de su infidelidad, pues se cansó de mendigar amor ante Delfina y solo recibir reclamos, acusaciones y ofensas. La muchacha habla con su madre y le dice lo mismo. Delfina la abofetea y la ataca por defender a Octavio, confesando sufrir por su engaño pero estar segura, desde hace mucho tiempo, que era lo único que le faltaba para que fuera un verdadero cobarde y miserable que no vale nada.

Augusto prohíbe la entrada de Omar en sus empresas. El muchacho descubre que su padre lo ha dejado en la miseria y acude a Silvia y Catalina, quien le asegura a su nieto que no todo está perdido y continúa teniendo trabajo pues la mujer ha hecho negocios que son la competencia de su propio hijo, mismos que ahora él, Omar, deberá manejar para demostrar a su padre de qué cuero salen más correas.

Cristian y Lorena se hacen buenos amigos, despertando los celos de Renata, quien aclara a su amiga que defenderá el amor de Cristian aunque su amistad se rompa.

Davinci muere repentinamente, llenando de dolor a sus amigos. Mariluz acude a su entierro acompañada por Omar, sindo los dos mal vistos por Renata y Mauro, quien disfruta al imaginar que dentro de poco la muchacha será suya y no pasa mucho tiempo para ello pues Ricardo pide a su hermana que lo acompañe a un lugar en el que le dará una sorpresa. Es un lugar oscuro y solitario en el que la abandona sin que ella se de cuenta. La muchacha se encuentra cara a cara con Mauro, quien le confiesa haber esperado mucho para que llegara ese momento. La besa por la fuerza. Ella intenta defenderse pero el hombre es mucho más fuerte y está a punto de violarla pero Cristian pasa por el lugar y al descubrirlos ahuyenta al hombre, al que reconoce, y lleva a Mariluz a su casa. Más tarde le dice a Omar lo que sucedió y éste busca a Mauro, al que le rompe la cara, mientras que en casa, ante sus padres, Mariluz acusa a Ricardo de haberla vendido a un violador a cambio de dinero. Octavio enfrenta a su hijo, quien lleno de miedo huye de casa, mientras Delfina llora su terrible realidad.

Apolinar y Yuyú se enteran de la tragedia de sus vecinos, a los que apoyan. Ambos buscan a Germán, a quien Apolinar le pide perdón y suplica que regrese a la casa pero éste no hace más que ofender a su padre y recriminar a su madre el no defenderlo como ha hecho Delfina con Ricardo.

Rubén descubre que Renata no ha roto su relación con Cristian. La reprende y esta vez ella defiende sus sentimientos y jura al hombre que no hará nada por buscar la atención de Omar, a quien Cristian, apenado, le confiesa que ha sido amante de Renata desde hace mucho tiempo. Omar felicita a su amigo y le agradece que le quite un peso de encima.

Octavio es corrido de su casa y se instala con Glaria. No se da cuenta de que Ricardo lo ha seguido pues tiene un plan para cobrarse el dolor que siente Delfina, quien llena de desesperación camina por la calle y es atropellada por un taxi. Cuando Mariluz y Ricardo se enteran, de inmediato acuden a la cruz roja. La muchacha recibe el apoyo de sus amigos y de Omar, quien de nueva cuenta corre con los gastos.

A pesar de pedir ayuda a su tío Rubén, Mauro es arrestado por haber intentado violar a Mariluz, quien se presenta a reconocerlo. El hombre jura a la muchacha que cuando qued en libertad se encargará de hacerle pagar.

Fedrio hace miserable la vida de Nico, al que maltrata y abusa de todas las formas, despertando la ira del hombre, quien harto de todo lo asesina apuñalándolo en un crimen pasional. Acude a suplicar ayuda a Gloria, quien se niega a convertirse en su cómplice hasta que finalmente Nico es arrestado y condenado a muchos años de prisión.

Ricardo, en complicidad con Germán, da un susto a Gloria y le incendia el departamento por lo que la mujer, aterrada, sale huyendo en busca de Octavio, quien lamenta que se haya perdido una propiedad que todavía no termina de pagar. La mujer lo acusa a él y decide terminar su romance a pesar que él le suplica que no lo abandone en esos momentos. La mujer lo besa fuertemente y má tarde Apolinar le exige que deje en paz al hombre pues por ella su familia ahora se encuentra en desgracia. Cínica, Gloria jura a su compañero que exprimirá a Octavio hasta donde pueda.

Silvia y Catalina brindan su apoyo a Mariluz y hablan con Delfina, la cuál no deja de suplicar que Omar se case con su hija pues solo así ella morirá tranquila. Catalina descubre cuales son las intenciones de la mujer y se lo hace saber a Silvia. Habla con Omar y le aconseja que se aleje de Mariluz, la cual sufre por todas las desgracias que han ocurrido en poco tiempo. Es consolada por Benancio, quien le pide que se tome unos días y no se presente al trabajo.

Lorena confiesa su amor a Cristian y éste la rechaza. Ella lo besa y es descubierta por Renata, quien la abofetea. Ambas chicas pelean por el apuesto Cristian.

Octavio se entera de lo sucedido a Delfina y acude a la cruz roja, donde se encuentra con Silvia. Ambos se impresionan al verse. La mujer huye y ante su nerviosismo revela a Catalina que el padre de Mariluz fue un viejo gran amor que dejó de ver cuando sus padres la obligaron a casarse con Augusto, quien al saber que su madre tiene negocios que compiten con él y que Omar está a la cabeza, amenaza a su propio hijo, quien asegura no temerle.

Octavio pide a Delfina que lo perdone pero ella no hace más que culparlo de su desgracia y le pide que no se acerque ni a ella ni sus hijos pues no lo quiere volver a ver.

Yuyú no deja de sufrir por el rechazo de su hijo y Tania la consuela. Confiesa el amor que siente por Germán desde que era una niña pero negarse a seer su novia porque lo conoce bien y sabe que no anda en buenos pasos, al igual que Ricardo.

Gloria regresa a su antiguo hogar de vecindad y es buscada por Octavio, quien le suplica que lo deje quedarse con ella pues no tiene a donde ir. La mujer se niega rotundamente y tiene un ardoroso encuentro con “El fresco”, su antiguo amante, quien le da su “bienvenida”.

Omar no deja de consolar a Mariluz, quien sufre por todo lo que ha vivido. Él le pide que se casen pues solo así sus problemas se terminarán, sin contar con que Catalina ahora se opone a esa relación pues cree que la chica y su madre son un par de ambiciosas, mientras que Silvia no desea ver a Octavio nunca más, menos cuando habla de él con Delfina y ésta solo habla patrañas de su marido, al que acusa de ser un don nadie.

Al paso de unas semanas Delfina regresa a casa, donde Mariluz pide a Ricardo que trabaje para que ambos saquen adelante su hogar. El muchacho se niega y asegura que prefiere irse de la casa antes que trabajar para entregarle todo su dinero a Delfina.

Rubén insiste en oponerse a la relación entre Renata y Cristian, al que amenaza de muerte, por lo que los muchachos deciden huir juntos. Sufren un accidente en el que Renata queda condenada a una silla de ruedas. Rubén culpa a Omar por todo y éste asegura que el único responsable ha sido él, al presionar a su hija a casarse con alguien a quien no ama y prohibirle amar a Cristian, el cual se encuentra gravemente herido y se angustia por la situación de la mujer a la que ama. Esto lo aprovecha Lorena, quien no se separa un solo momento del muchacho.

La sensual Adriana Oropeza ha regresado del extranjero y visita a Catalina, quien insiste en que la muchacha y Omar se conozcan. Cuando lo hacen, éstos se convierten en grandes amigos y pasan tiempo juntos. Adriana decide conquistar al hombre.

Mariluz también conoce accidentalmente a Enrique Samaniego, un joven empresario que se enamora de ella desde el primer momento y habla con Benancio de lo mucho que le atrae la muchacha, lamentando que no sea soltera para poder enamorarla. Ninguno de los hombres cuenta con que Mariluz sorprende a Omar siendo besado por Adriana, a la que arma un escándalo que hace enfurecer al chico, al que ella abofetea y acusa de tener varias novias. Él, en venganza, acepta que sí tiene muchas novias y que Adriana es con quien se casará, hiriéndola, por lo que Mariluz da por terminado su noviazgo y se refugia con Enrique, al que cuenta el dolor que siente por el engaño del chico al que ama. Enrique la besa impulsivamente pero ella lo rechaza, mientras que Omar cuenta a su abuela lo sucedido y Catalina le aconseja que se olvide de Mariluz e intente formalizar con Adriana, con la cuál Omar ha hecho buena química, por lo que le pide que se case con él con tal de olvidarse de Mariluz.

Marzo 2012. Octavio busca a sus hijos y les pide perdón. Asegura no tener donde vivir y quedarse con Yuyú y Apolinar pero estar cansado de ello. Mariluz suplica a Delfina que perdone al hombre pero la mujer se niega. Octavio es rechazado por Gloria y se siente acorralado cuando le es cobrado el dinero que pidió prestado pues se ha cumplido el plazo para pagarlo. Desesperado, el hombre busca a Gloria y la encuentra fornicando con “el fresco”, con quien tiene un altercado en el que el hombre lo apuñala. Es enviado a un hospital, donde pide hablar con su familia, mientras que El fresco se da a ala fuga y Gloria decide romper toda relación con ambos hombres, siendo recriminada por Apolinar, quien se entera que la mujer tiene amoríos con otros compañeros de la oficina.

Cristian no se separa un solo momento de Renata, quien ya no tiene deseos de vivir. De ello se siente responsable Rubén, quien confiesa a Augusto su penar. Ambos socios hablan de lo que esperaban para incrementear sus fortunas, descubriendo que estuvieron equivocados.

Ricardo se roba los ahorros de Mariluz para apostarlo en una pelea ilegal de perros en la que lo pierde todo. Cuando Mariluz se entera que su padre se encuentra grave en un hospital, busca ese dinero pero no lo encuentra. Sospecha de su hermano, quien niega haberlo tomado. Acude a Octavio, quien le pide perdón por haberle faltado como padre y muere en sus brazos, causando un gran dolor a la muchacha, quien a la par lee en los diarios que Omar y Adriana se han comprometido.

En su empresa de producción publicitaria Enrique conoce a Rubén gracias a su colaboradora Ivette, la cuál está enamorada de él y se propone a sí misma como la nueva imagen de las empresas de Rubén, quien queda fascinado con el encanto de la muchacha, a la que Enrique confiesa haberse enamorado de Mariluz.

Adriana no deja de pensar en lo apuesto y agradable que es Omar. Está decidida a usar todas sus armas para convencerlo de que nunca encontrará a otra mujer como ella.

Al sepelio de Octavio llega Silvia, quien da el pesame a Mariluz y su familia y por la que Delfina se desvive en atenciones. Silvia confiesa a la muchacha que en efecto Omar se ha comprometido con Elena, pero no la ama, si no que desea olvidarla a ella. En ese momento aparece Enrique, quien consuela a la muchacha demostrando a Silvia que ésta tambien ha encontrado a alguien. Todo cambia ante la presencia de Gloria, a quien Apolinar pide que se marche. La mujer se niega y Yuyú revela a Delfina que esa mujer fue la amante de su marido por lo que la viuda la golpea vilmente y la arrastra de los cabellos hasta sacarla de la funeraria, sin que Mariluz o Ricardo la puedan detener. Gloria se lleva una sorpresa al ver cara a cara a Ricardo, pues lo reconoce y lo acusa de ser el bandido que incendió su departamento, por lo que lo denuncia con las autoridades, así como a Delfina. Madre e hijo van a dar a los separos y allí la mujer cuestiona a su vástago sobre lo que éste espera de la vida pues ahora hasta a ella la ha arrastrado con sus problemas. La mujer sale libre pues Enrique ha pagado su fianza pero no así Ricardo, quien ha cometido un delito grave.

Omar se entera de la muertde de Octavio y busca a Mariluz para darle el pésame. Ella lo rechaza y para demostrarle que lo ha olvidado besa a Enrique. Omar se desahoga en brazos de Adriana, mientras que Mariluz y Delfina juntan sus ahorros para pagar el entierro de Octavio. Delfina, deprimida, no deja de sentirse culpable por el trato que siempre le dio al hombre, al que nunca pudo pedirle perdón. En un dscuido de las mujeres, Ricardo toma parte del dinero reunido, haciéndolas pelear pues Mariluz asegura que fue su hermano el ladrón, mientras que Delfina lo defiende. Apolinar decide ayudarlas y les presta parte de sus ahorros, causando un disgusto a Yuyú, quien piensa que las mujeres nunca podrán pagarle a su marido ese dinero.

Germán conoce al fresco y se une a él en la distribución de drogas en las escuelas.

Silvia pide a Omar que reconsidere su compromiso con Ivette pues él ama a Mariluz y la muchacha a él, aunque los dos insistan en negarlo. Omar cree que lo mejor será olvidarse de la muchacha y eso solo lo puede conseguir al lado de Ivette.

Renata sufre cuando recibe una llamada en la que le dicen que Cristian se consuela en los brazos de Lorena, pues la aborrece por ser una lisiada. Esa llamada la hace la misma Lorena, quien luego se presenta ante su amiga para ser rechazada pues Renata le reclama su traición y decide no volver a ver a Cristian, al que Lorena intenta seducir sin lograrlo.

Germán habla con Tania y ésta lo convence de regresar al lado de sus padres, a los que el muchacho llena de alegría, principalmente a Yuyú, quien lo trata como príncipe y a la que Apolinar aconseja no cometer los mismos errores que Delfina, quien se las ingenia para pdir un prestamo a Omar para sacar a Ricardo de la cárcel. Este le da el dinero pero la mujer, aprovechándose de la buena voluntad de Enrique, acepta que éste pague la fianza de su hijo, quien regesa a casa, donde Mariluz le exige que le devuelva el dinero que le robó, logrando con ello un enfrentamiento con Delfina, quien defiende a su hijo y solo acusa a Mariluz de ser una calumniadora. La muchacha se refugia con Enrique, quien la invita a comer y en el restaurante s encuentra con Renata, una vieja amiga a la que presenta con Mariluz, la cual la trata con indiferencia. Aparece Omar, quien al intercambiar miradas con la muchacha deja claro tanto a Enrique como a Renata que él y la muchacha se aman. Renata discute con Omar y Catalina y Silvia intervinen para advertir a la muchacha que si muestra celos solo conseguirá alejar a su prometido.

Lorena insiste en conquistar a Cristian, el cual se ha cansado de rechazarla. La muchacha se las ingenia para seducirlo y terminan haciendo el amor, situación por la que él se siente culpable. No sabe que la muchacha le ha tomado un video que ha enviado a Renata, quien sufre por la traición del hombre.

Augusto y Adriana han hecho buena amistad y el hombre felicita a su hijo por haber tomado la decisión de casarse con la mujer. No así Silvia, quien asegura a su hijo que si no logra el perdón de Mariluz ni se casa con ella nunca podrá ser feliz, pues no ama a Adriana. Omar no deja de pensar en Mariluz y decide buscarla para pedirle que lo perdone y confesarle que no ha dejado de amarla. La sorprende besandose con Enrique, al que se enfrenta. La muchacha pide a su ex que la deje tranquila y sea feliz con Adriana, quien a su vez se encuentra haciendo los preparativos de su boda apoyada por Catalina, a quien Silvia pide que no por querer lograr que Omar se olvide de Mariluz lo arroje a un abismo de infelicidad.

Benancio aconseja a Mariluz que intente ser feliz con Enrique, quien la ama verdaderamente y puede hacerla feliz. Enrique por su parte propone a la muchacha que deje la panadería y trabaje para él, dentro de su empresa, como modelo. Ella acepta y despierta los celos de Ivette, la cual trata a la chica con indiferencia.

Delfina descubre que Ricardo en verdad es un ratero y no encuentra las palabras para pedirle que se marche de su casa.

Gloria visita a Nico en la cárcel y se despide de él para siempre luego que este la amenaza de muerte. La mujer y el fresco se reencuentran y reavivian su pasión. La mujer es sorprendida por la policía y es detenida por estar involucrada en el asesinato de Octavio, confesando no saber nada de lo que pasó. Este suceso hace que el fresco se de a la fuga pues ella lo delata.

Renata pide a Cristian que se olvide de ella e intente ser feliz con Lorena pero éste no ama a esa chica y suplica a su enamorada que sea fuerte, que luche por recuperarse y defender su amor. Renata ya no puede más y lo rechaza de la misma manera que él lo hace con Lorena.

Rubén se reencuentra con Mariluz y se asombra por su belleza ahora que la han transformado para convertirse en modelo. Pide que sea ella la estrella de su campaña, desplazando a Ivette, quien comienza a centir celos de la muchacha.

Omar confiesa a Catalina tener dudas sobre su matrimonio con Adriana, quien lo escucha y acude a Augusto, quien no resiste más y la besa. Ambos hacen el amor y casi son descubiertos por Omar, quien por el comportamiento de su prometida sospecha que ésta tiene una amante y se lo hace saber a Silvia, quien le suplica que no se case.

A pesar de Ivette pero con el apoyo de Enrique, Mariluz comienza su carrera como modelo publicitaria, despertando el deseo de Rubén, quien se propone conquistarla. El hombre cita a Augusto en la agencia y éste acude con Adriana, con quien Mariluz lo ve besándose.

A Delfina llega un citatorio para que se presente a pagar las deudas de su difunto marido para no ser embargada. Descubre que éste le compró un departamento a su amante y lo maldice. Quiere vender o regresar esa propiedad y descubre que está quemada. Suplica a Ricardo que la ayude y éste solo le demuestra que jamás hará nada por ella. La mujer se desahoga con Apolinar y Yuyú, quien le recuerda qu también tiene una deuda con ellos.

Omar se topa con Mariluz y la felicita por sus logros como modelos. De nueva cuenta ambos dicuten y ella asegura que se casará con Enrique. Omar le reclama y le recalca que Enrique no la ama. Entonces ella le pregunta si a él sí lo ama Adriana, la cuál se anda besuqueando con otros a sus espaldas. Omar se asombra cuando Mariluz le dice que vio a su prometida besándose con otro, por lo que acude a Adriana para exigirle la verdad pero ella niega que eso sea cierto y no logra descifrar quien pudo haberla visto.

Lorena confiesa a Cristian estar esperando un hijo suyo. Él le propone que acudan a un ginecólogo, juntos, para que el pueda serciorarse de que lo que ella afirma es cierto pero la muchacha se niega.

Rubén cita a Mariluz e intenta sedcirla. Ella lo rechaza y se lo cuenta a Ivette, quien le aconseja que si quiere llegar lejos entonces acepte las proposiciones del hombre pero la chica se niega rotundamente y desea abandonar el trabajo. Enrique le pide que le diga qué fue lo que sucedio pero la muchacha calla.

Adriana y Augusto hablan de la relacón que tienen. Silvia los escucha y sufre amargamente. Le suplica a Omar que desista de casarse con Adriana y después pide el divorcio a su marido, el cuál estremece cuando ella le dice saber que es amante de la prometida de su propio hijo. Discuten por el pasado. Omar los escucha y se entera que su madre fue una actriz de cine porno. Se siente asqueado pero termina perdonándola. Ella le insiste en que no se case con Adriana.

Yuyú aconseja a Mariluz que acepte la propuesta de matrimonio de Enrique pues casándose con él podrá disponer de su dinero y arreglar los problemas financiros de su familia. Mariluz se niega rotundamente y jura a Delfina que ella pagará la deuda que su padre les heredó.

Ivette y Enrique discuten por Mariluz pues la primera se ha puesto celosa de ella. Habla a Enrique de lo que siempre ha sentido por él y la pasión que ha existido entre los dos. El hombre le asegura que todo ha cambiado y solo desea casarse con Mariluz.

Renata pregunta a Lorena porqué ha intentado robarle el amor de Cristian. Lorena se desenmascara y asegura haber querido siempre todo lo que su amiga poseía, pero ahora solo sentir lástima por ella pues ha quedado lisiada. Asegura estar esperando un hijo de Cristian y no descansar hasta que se case con él.

El día de la boda entre Omar y Adriana llega y Silvia acude a Mariluz para suplicarle que impida la boda sin lograr convenerla. Entonces cuenta a Catalina de la relación entre Adriana y su nieto y la abuela acude a éste para contarle la verdad. Aún así Omar se presenta en la iglesia y cuando el padre le pregunta si acepta a Adriana como esposa asegura que no y que su amor solo le pertenece a Mariluz Salas, por lo que sale de inmediato a buscar a su amada, abandonando a Adriana ante las miradas de lo presentes. La mujer suplica a Catalina que haga algo y ésta le responde con una cachetada para luego xigirle que no vuelva a acercarse a su familia.

Omar busca a Mariluz, vestido de novio. Le entrega un anillo y le pide que se case con él en ese momento para que nada ni nadie pueda separarlos. La muchacha es apoyada por Yuyú y Tania, por lo que los enamorados acuden a un registro civíl y se casan. Enrique sufre cuando la muchacha le revela lo que ha hecho y le confiesa que nunca ha dejado de amar a Omar.

Catalina discute fuertemente con Augusto, quien jura a Silvia que se divorciará de ella y la dejará sin nada pero Catalina intercede y recuerda a su hijo que las empresas por las que se ha hecho de un nombre y ha solventado a su familia, son de ella en su mayoría pues él posee solo la cuarta parte que le heredó su padre. Augusto se asombra al ver a su madre decidida a dejarlo a él en la ruina si iniste en hacer daño a su familia.

Renata se asombra al ver en la tele los promocionales de la empresa de su padre y darse cuenta de que la modelo es Mariluz. Hace un entripado.

Adriana busca a Mariluz para reclamarle el que Omar la haya plantado. La insulta de tal manera que la muchacha la abofetea salvajemente sin que nadie pueda separarlas. Omar las descubre y defiende a Mariluz, revelando a Adriana que la muchacha ya es su esposa. La dolida Adriana jura a Omar que se vengará por su rechazo y acude a consolarse con Augusto, quien le hace el amor para despues enfurecer cuando la muchacha le revela que su hijo y Mariluz se han casado.

Rubén intenta propasarse con Mariluz, quien lo rasguña. El hombre se contacta con Enrique y le jura que si no despide a la muchacha terminará su contrato millonario con su empresa. Enrique defiende a Mariluz a pesar de que Ivette lo alerta de lo que puede perder. Mariluz sin embargo decide renunciar por si sola y confiesa al hombre que se ha casado con Omar.

Omar cubre la deuda de Octavio y Delfina se siente aliviada. Asegura que será una suegra comprensiva cuando todos se muden a vivir juntos y se desilusiona cuando Omar le deja claro que él y Mariluz vivirán solos y que ella, Delfina, solo podrá visitarlos cuando sea invitada.

El fresco es atrapado y condenado a cadena perpetua por el asesinato de Octavio y otros crimenes en los que ha estado involucrado.

Gloria es despedida del trabajo y pide a Apolinar que la ayude pero éste no lo hace y le aconseja que se marche lejos y deje de hacer daños a las familias. La mujer decide dejar la ciudad y desaparecer de las vidas de todos para siempre, no sin antes de visitar a los Salas y pedirles perdón por haber utilizado a Octavio.

Germán y Ricardo asaltan un banco y están a punto de lograrlo pero son sorprendidos por la policía, que les dispara causando la muerte de Germán, mientras Ricardo mata a un policía y huye para ser atrapado inmediatamente. Este suceso llena de dolor a Yuyú y Apolinar, quien revela haber sabido siempre que ese sería el final de su hijo, el cual, al igual que el hijo de Delfina, era un bueno para nada. Delfina se exalta y defiende a su hijo, asegurando que se volvió un delincuente por la amistad con Germán. Yuyú interviene, se hacen de palabras y Delfina es echada del velorio. En casa llora cuando Mariluz le hace ver que Ricardo no es buena persona y que el tiempo que pase en la cárcel quizás lo haga reflexionar y cambiar. Delfina ataca a su hija, a la que cree odiar a su hermano. Mariluz comprende entonces que su madre nunca cambiará y se desahoga con Omar, al que le pide que no ayude a su hermano.

Silvia y Catalina se alegran por el matrimonio de Mariluz y Omar, al que felicitan. Acuden a la muchacha y le ofrecen su ayuda para preparar su boda por la iglesia. Al encontrar a la muchacha en su casa, Augusto al corre pero ésta es defendida por Silvia, quien le pide a su marido que se marche él, pues su matrimonio se ha terminado.

Ricardo y Mauro se encuentran en la cárcel. Se unen para hacer de las suyas y se encuentran cara a cara con el fresco, al que Ricardo se enfrenta para vengar la muerte de su padre. El fresco se defiende y golpea vilmente a Ricardo pero Mauro mueve sus influencias para vengar a su amigo y repentinamente el fresco amanece muerto en su celda.

Tiempo después Renata comienza una terapia en la que poco a poco recupera el movimiento en las piernas. Cristian permanece a su aldo y le pide que sea su esposa pues atras ha quedado Lorena, la cual se resigna a que el muchacho jamás tendrá ojos para ella y decide unirse a Mauro cuando este sale de la cárcel. Mauro busca a Maricruz y le pide perdón por los malos ratos que le hizo pasar, ofreciendo su amistad a ella y Delfina pues en prisión gracias a Ricardo conoció el sentido de la amistad.

Ivette logra conquistar a Enrique, quien desea que no solo sean amantes y vivan la pasión, si no que compartan sus vidas, por lo que le pide que vivan juntos.

Tania conoce a Valentín, un chef que se ha asociado con Benancio para abrir una casa repostera que pronto se hace popular. Tania y Valentín terminan enamorándose.

Catalina pide a Augusto que acepte a Mariluz pues de lo contrario no solo habrá perdido a su esposa, si no también a su hijo. El hombre cita a los enamorados y revela estar de acuerdo en que se casen. Omar pregunta a su padre si se reconciliará con Silvia mas eso no es posible ya que la mujer se niega a seguir a su lado.

Adriana se siente derrotada mas cree que quizás haya sido lo mejor. Decide volver a abandonar el país y con ello a Augusto, quien se siente solo viviendo en su departamento.

Mariluz y Omar se casan acompañados por todos sus seres queridos, sellando así el gran amor que se tienen, ante Dios.
Fin